Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Después de un incendio forestal

Proteja su bienestar físico

Proteja su bienestar emocional

Después de un desastre, como un incendio forestal, quizás se sienta triste, enojado, culpable o insensible. Es posible que tenga dificultad para dormir, esté en estado constante de alerta o esté sobresaltado, irritable o enojado. El contacto con ciertas personas, ciertas vistas o ciertos sonidos podrían traerle malos recuerdos o producir sentimientos agobiantes de dolor emocional. Todas estas son reacciones normales al estrés porque este es un momento difícil. A continuación lea algunas de las cosas que puede hacer para controlar el estrés y proteger su bienestar emocional y físico.

  • Manténgase activo. Ofrézcase como voluntario en albergues, servicios comunitarios, escuelas o centros religiosos.
  • Ayude con las tareas de limpieza y reparación si es seguro hacerlo.
  • Pase tiempo con otras personas.
  • Participe en actividades que disfruta.
  • Tome descansos durante la limpieza.
  • Haga ejercicio (adentro si la calidad del aire de afuera no es aceptable).
  • Lleve un diario.
  • Hable sobre lo que siente.

Recuerde que volver a sentirse como se sentía antes del desastre podría tomar tiempo. Hable con un sicólogo, trabajador social o con un consejero profesional si tiene dificultad con alguna de las siguientes cosas:

  • Controlar las emociones
  • Las actividades de la vida diaria
  • Atender a su familia

Recursos

Para obtener información adicional sobre cómo prevenir las lesiones vea la hoja informativa: Prevención de lesiones después de un desastre o llame al 1-800-CDC-INFO.

Para recibir ayuda para controlar el estrés, llame a los números a continuación (hay ayuda disponible en español):

Listo.gov es la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias

Ir Arriba