Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Agua de la inundación después de un desastre o una emergencia

Cuando regrese a su casa después de un huracán o una inundación, tenga en cuenta que el agua de la inundación puede contener aguas negras. Protéjase y proteja a su familia con las siguientes medidas:

Dentro de la casa

  • Mantenga a los niños y las mascotas fuera del área afectada hasta que se haya realizado una limpieza completa.
  • Use botas y guantes de goma y gafas de seguridad durante la limpieza del área afectada.
  • Retire y deseche artículos que no pueda lavar ni desinfectar (como colchones, alfombras, almohadillado de alfombras, tapices, muebles tapizados, cosméticos, animales de peluche, juguetes de bebés, almohadas, artículos esponjosos o de goma, libros, revestimientos de paredes y la mayoría de los productos de papel).
  • Retire y deseche los paneles de yeso y los materiales de aislamiento que se hayan contaminado con aguas negras o de la inundación.
  • Realice una limpieza a fondo de todas las superficies sólidas (como pisos, concreto, molduras, muebles metálicos y de madera, mostradores de cocina, electrodomésticos, fregaderos y otras instalaciones de plomería) con agua caliente y detergente de lavandería o de lavar platos.
  • Ayude al proceso de secado con el uso de ventiladores, unidades de aire acondicionado y deshumidificadores.
  • Después de finalizar la limpieza, lávese las manos con agua tibia y jabón. Use agua que se haya dejado hervir durante 1 minuto (permita que el agua se enfríe antes de lavarse las manos).
    • También puede usar agua que haya sido desinfectada para uso en la higiene personal (una solución de ⅛ de cucharadita [~0.75 ml] de cloro de uso doméstico por 1 galón [3.8 l] de agua). Déjela reposar durante 30 minutos. Si el agua está turbia, use una solución de ¼ de cucharadita (~1.5 ml) de cloro de uso doméstico por 1 galón (3.8 l) de agua.
  • Lave con agua caliente y detergente toda la ropa usada durante las labores de limpieza. Esta ropa se debe lavar por separado de la ropa de vestir y la ropa de cama no contaminadas.
  • Lave con agua caliente y detergente la ropa contaminada con aguas negras o de la inundación. Se recomienda usar un establecimiento público de lavadoras automáticas para lavar cantidades grandes de ropa de vestir y ropa de cama hasta que se haya inspeccionado y dado mantenimiento a su sistema séptico para el tratamiento de aguas negras.
  • Busque atención médica de inmediato si se lesiona o se enferma.

Consulte también Cómo volver a entrar a su casa después de una inundación, El moho después de un desastre (En inglés), y Limpieza y desinfección con cloro después de un desastre o una emergencia (En inglés).

 Inicio de la página

Fuera de la casa

  • Mantenga a los niños y las mascotas fuera del área afectada hasta que se haya realizado una limpieza completa.
  • Use botas y guantes de goma y gafas de seguridad durante la limpieza del área afectada.
  • Haga que un profesional inspeccione y le dé mantenimiento a su sistema séptico para el tratamiento de aguas negras si usted cree que ha sufrido algún daño.
  • Lave con agua caliente y detergente toda la ropa usada durante las labores de limpieza. Esta ropa se debe lavar por separado de la ropa de vestir y la ropa de cama no contaminadas.
  • Después de finalizar la limpieza, lávese las manos con agua tibia y jabón. Use agua que se haya dejado hervir durante 1 minuto (permita que el agua se enfríe antes de lavarse las manos).
    • También puede usar agua que haya sido desinfectada para uso en la higiene personal (una solución de ⅛ de cucharadita [~0.75 ml] de cloro de uso doméstico por 1 galón [3.8 l] de agua). Déjela reposar durante 30 minutos. Si el agua está turbia, use una solución de ¼ de cucharadita (~1.5 ml) de cloro de uso doméstico por 1 galón (3.8 l) de agua.
  • Busque atención médica de inmediato si se lesiona o se enferma.

 Inicio de la página

Riesgos para la salud

Las aguas de la inundación y las aguas estancadas representan diversos riesgos, como enfermedades infecciosas, peligros químicos y lesiones.

Enfermedades infecciosas

Enfermedades diarreicas

Consumir cualquier alimento o bebida contaminada por el agua de la inundación puede causar diarrea. Para protegerse y proteger a su familia:

  • Mantenga una buena higiene (lavado de manos) después de estar en contacto con las aguas de la inundación.
  • No permita que los niños jueguen en las zonas con agua de la inundación.
  • Lave las manos de los niños con frecuencia (siempre antes de cada comida).
  • No permita que los niños jueguen con juguetes que hayan sido contaminados por el agua de la inundación o no hayan sido desinfectados.
  • Para obtener información sobre cómo desinfectar ciertos juguetes no porosos, visite la sección Limpieza y desinfección con cloro en la página web “Agua saludable” de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Infecciones de heridas

Las heridas abiertas y los sarpullidos expuestos a las aguas de la inundación pueden infectarse. Para protegerse y proteger a su familia:

  • Evite exponerse a las aguas de la inundación si tiene una herida abierta.
  • Cubra las heridas abiertas con una venda a prueba de agua.
  • Mantenga las heridas abiertas lo más limpias posible lavándolas bien con agua limpia y jabón.
  • Si una herida presenta enrojecimiento, inflamación o supuración, busque atención médica de inmediato.

Para obtener más información, consulte Cuidado de las heridas durante una emergencia después de un desastre natural.

 Inicio de la página

Peligros químicos

Tenga en cuenta los posibles peligros químicos que podría encontrar durante inundaciones. Es posible que las aguas de la inundación hayan movido de los lugares de almacenaje normal recipientes con productos químicos peligrosos, como disolventes u otros productos químicos industriales.

Ahogamiento

El agua de la inundación representa riesgos de ahogamiento para todos, independientemente de su habilidad para nadar. El agua poco profunda que fluye con rapidez puede ser fatal e, incluso, el agua estancada y poco profunda puede ser peligrosa para los niños pequeños.

Los vehículos no brindan protección adecuada contra las aguas de la inundación. Estos podrían ser arrastrados por el agua que fluye o quedar atascados allí.

Mordidas de animales y picaduras de insectos

Las aguas de la inundación pueden desplazar animales, insectos y reptiles. Para protegerse y proteger a su familia, esté atento y aléjese de ellos.

Riesgos de electrocución

Aléjese de los cables eléctricos caídos

Heridas

Las aguas de la inundación pueden contener objetos cortantes, como fragmentos de vidrio o metal, que pueden causar lesiones y provocar infecciones.

 Inicio de la página

Recursos y pautas

 Inicio de la página

Listo.gov es la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias

Ir Arriba